Un almacén de juguetes

Los papás y las mamás estamos encantados de que los nenes tengan más regalos de los que hemos tenido nosotros (sus progenitores) en toda nuestra santa vida.
Los papanoeles y reyesmágicos llenan mi casa de bicipatinescochesmuñecosjuegosconruidomáscochesmásruidopilascartónplásticoyregalossinnombre.
Y me siento orgulloso de que mis hijos terminen jugando con:
A. Caja de cartón.
B. Coche de metal.
C. Muñeco de peluche.
(Y no en este orden ni en exclusiva, claro).
Pero todo ello me lleva a pensar en la necesidad imperiosa de comprar una casa más grande, la Casa de los Juguetes. De hecho, he llamado a Campollano y me han explicado que la ampliación de la zona Norte, así como muchas naves que se han quedado vacías, las están reconvirtiendo en almacenes para juguetes, donde pueden ir los chavales a jugar. Pero, sobre todo, pueden ir los padres a dejar los juguetes nuevos y seminuevos, estrenados o incluso con el papel de envolver.
Al parecer es un lugar mágico, estoy pendiente de que me manden tarifas y fotografías. Pero me han dicho que se tiene la sensación de Navidad continua, de un permanente cumpleaños, el lugar ideal para pasar las tardes.
El Ayuntamiento va a poner más autobuses para que las familias puedan tener acceso a estas naves y hacerlo lo más familiar posible. Y es posible que instalen un minicentro comercial con interesantes menús de niños, menús descuento, meriendas, comidas, etcétera.
Todo ello para facilitar la vida a los padres.
Me parece una idea estupenda.
Porque yo no sé qué hacer con tanto juguete y, sinceramente, mis hijos tampoco.
Yo recurro a almacenarlos en un altillo y dentro de unos meses, tirarlos a la basura (al reciclaje).
Ellos optan por jugar con lo más fácil, el peluche, el camión-coche o un tebeo. O con el centenar de envoltorios de cartón, donde se puede pintar, cortar, colorear, deformar, esconderse, etcétera.
De ahí que la idea de un almacén de juguetes me parezca brillante.

No hay comentarios: