Para la Señora de Bob (y para todos los demás)

El día después del 14 de febrero

Hay días que sólo son
un número en el calendario.
Pero los convertimos
en una FECHA.
Cada día me esfuerzo por madrugar
luchar contra los dolores
y cumplir con mis rutinas
memorizadas.
Miro a mi amor mientras duerme, pienso:
"Afortunada".
Cuando la fortuna me sonríe a mí, en verdad.
No conozco mejor rutina
no tengo fecha en el calendario
que pueda
con toda la fuerza que emana
de tus ojos entornados.
Desaparecen los dolores
y mi sonrisa de idiota se convierte en sonrisa permanente.
Mi impulso, mi ritmo cardiaco, mi imaginación, mis rutinas
se resquebrajan
si esa mirada no me sonríe
al menos un instante.
Los días son sólo números en el calendario
yo procuro convertir en FECHAS
cada uno de ellos
y celebrar que me miras, me sonríes y me impulsas
a cada momento.

No hay comentarios: