qué placer y qué risa, una arruga menos en la camisa

lo mejor de planchar es como aquel viejo chiste: un tipo le pregunta a otro, que se la está machacando con dos piedras: "Oye, ¿te da gusto?" a lo que el otro le contesta: "en cuanto lo dejo".
y lo mejor del paro es que puedes planchar con R3 a toda leche y ninguna vecina vendrá a decir que son las diez de la mañana y molestas, aunque el cartero (el de siempre y los de propaganda) se ha picado a llamar a mi casa y me rompe el ritmo de planchado, y como todo buen planchador sabe, si te rompen el ritmo, luego no hay manera de cogerlo.
así que, ahora que he terminado de planchar, ha empezado a darme gustete, una sensación incierta que no encuentro en google. con lo cual me he puesto a leer la prensa y resultados electorales, he visto quién va a ganar y los he llamado uno a uno, a todos, para pedir trabajo, "pero no para mí, es para otro que no soy yo, uno que se parece a mí, pero no soy yo, uno sin coleta que cree en trabajar mucho y cobrar poco, en no quejarse y decir amén".
y sorpresa, me han contestado de manera educada y me han instado a que los llame, ya si eso, la semana que viene.
chicos, creo que se acabarán las planchas porque una promesa en plena campaña, es de obligado cumplimiento, y con los sentimientos de un planchador profesional no se juega. de hecho, y con perdón de la expresión, aún la tengo caliente entre las manos.
así que amigos, ya lo sabéis, ya sabéis lo mejor de cascársela con dos piedras. lo siento por las chicas, que no saben el placer que se pierden.

No hay comentarios: