Recomendaciones de antes de agosto

Como estoy más aburrido que una ostra, me han despertado de la siesta y no hago más que leer libros robados o de la biblioteca, voy a comentar un par de libros que bien pueden ser recomendaciones o todo lo contrario. Me tomo  la libertad de suplantar lo que hacía Marcelo en su blog.
Con el número uno, un regalo de mi querida Esther: Dublinés. Tebeo biográfico de J. Joyce a cargo del autor que ya conocimos con Café Budapest y que se llama A. Zapico. El tebeo es muy bueno pero si no lo sabías, Joyce era un jlplls de mrd y un listillo, además de un prepotente que sableaba a los suyos. Haced la desiderata a la biblioteca para poder leerlo, cuesta apenas tres mil pelas, 18 euros. Gracias E. Leed el tebeo, ya que nadie lee a Joyce.
Con el número dos, Aya de Yopougon, 1, un tebeillo de Marguerite Abouet donde imaginaba que iba a encontrar una visión diferente de África y resulta que me encuentro más de lo mismo, pero escrito por una chica de Costa de Marfil. Ea, si estais muy aburridos lo podéis leer en una mañana de piscina tonta porque habla de chicas y tiene un par de puntillos graciosos. Está compuesto de varios tomos pero ya tengo que estar aburrido para leerme los demás.
Con el número tres, Spaguetti Bros, de Carlos Trillo y Domingo Mandrafina. Si te gustan las historias de emigrantes en eeuu en plan mafia, italianos contra irlandeses, católicos que asesinan pero no pueden divorciarse y todas esas situaciones que hemos visto una y mil veces en películas eeuuenses, este es tu tebeo (cuatro tomos). Eso sí, si eres fan de El Padrino, vas a ver que sólo es más de lo mismo. Pero bueno.
Con el número cuatro, mi favorito de esta semana, con diferencia. Pyongyang, de Guy Delisle. Si ya lo conocíamos de otros tebeos sobre Asia y China, en éste hace un recorrido por la capital de Corea del Norte hace unos años (hay que advertirlo) llena de humor, situaciones chocantes, grotescas y trágicas, pero tocadas con un toque de humor canadiense que te partes, al tiempo que aprendes y te deleitas con esa especie de dibujos sencillos que sin duda no lo son. Lo tenéis que leer.
Y creo que ya.

No he puesto imágenes porque mi ordenador me tiene frito, esto para otra entrada.

No hay comentarios: