Un día My morning jacket

Hoy es un día My morning jacket, por la música y por razones obvias si vives en Albacete y en la mayor parte de España, pero no haré un juego de palabras.
Me gusta este grupo desde que lo descubrí en un blog de un tipo que escribía sobre música.
Lo que antes hacía en los bares, ahora lo suplo con blogs de pringados.
Hay días en que de verdad crees que es otoño, no sólo por el fresco o por las hojas en el suelo, no sólo porque el calendario acerque el día de los Santos (y los Muertos), sino porque te sientes de esa manera.
Sentirse de esa manera cuando estás enamorado, cuando estás cabreado pero no puedes romper cristales por la calle (ya no los pagará papá), cuando estás en paro y sabes que por mucho que busques no encontrarás nada, cuando te apetece comer comida china aunque te siente mal. Cuando te apetece comerte una hamburguesa del macdonalds y recuerdas que eres vegetariano y odias esa cadena de comida rápida.
Hoy es un día en que empiezas con unas cancioncillas tristes, así desanimado y tonto, pero cuando te quieres dar cuenta se mueve un pie, se mueve la rodilla y estás bailando en medio del parque, con dos enanos al lado agarrándote fuerte de las manos, y una musa tan cerca que podrías volar. Que podría hacer volar a los cuatro.

¡Qué diablos! Me caen bien los tipos con el pelo largo, y si les queda mal, es más divertido.

Luego, mirando a un lado y a otro, compruebas que todo siga como estaba al principio, saludas, te recoges la coleta...y ya.

No hay comentarios: