Estamos acostumbrados a tomarnos las cosas a guasa, y no es el momento de reír, es el momento de ser temerosos de dios y no reír a lo tonto.
Al Amstrong le han quitado los tours y lo borrarán de la historia por malo malote y tomar cosas que no debía.
No es para reírse.
¿Y si me quitan a mí el bachillerato y la carrera porque me pasé buena parte de ambos de cachondeo?
Imagen de la guikipedia,
¿cuánto orujo se puede beber a las seis de la tarde
sin confundirse de nombre?
¿Hasta dónde llega el dopaje?
No, no os riáis.
Es como cuando tienes que soportar a algunas/os tías/os cansinos pero hace mucho que no pillas: te chispas hasta donde el cuerpo aguanta y sigues p'alante.
Al final te has enrollado con Brad Pitt o la Angelina, o con los dos si los chupitos eran buenos.
Así que, hermanos, temed, temed en estos tiempos del mal donde las palabras tienen la fuerza de la metralla pero la metralla sigue teniendo mucha más fuerza aun.
¡Temed, temed!
Porque un día puede aparecer un tipo del Ministerio de Educación y decirte: "¿Cuántas borrachetas pillaste en COU? Y te toca repetir la Selectividad, que también hicimos borrachos porque sino no había quién aguantara a aquellos profesores de segunda (que iban de vigilantes porque se cobraba un plus) que fingían cara de malos y asustaban a niños/as de 17 años.
¡Temed temed!
Porque el tipo del Ministerio de Educación podría aparecer en cualquier momento. Y lo que es peor, podrían obligarte a ir a un curso donde el docente es...Amstrong contando que no, que no era paél, que era paotro, que no era paél, que él sestabaquitando, que sí.
Y me veré en la obligación de volver a beber sólo por eso.

No hay comentarios: