Reid, reid malditos

Um, estoy empezando a preocuparme y de verdad, no de cachondeo.
Sé que es el fin del mundo o que muchos quieren que sea el fin del mundo y hablo hoy pero no hablaré más, o sí, depende.
Antes de seguir, una propuesta:
  • A todas esas personas, escritores, periodistas, televisoreros, etcétera, que están haciendo publicidad y/o negocio con el Fin del Mundo, propongo que se suiciden públicamente el día después si, cáspita, no ha sucedido nada. Es sólo una cuestión de responsabilidad y ser consecuente con uno mismo.
Pero lo que a mí me preocupa es que mis seguidores me están abandonando del Quemar las Naves y se están pasando al Ventayología.
Habrase visto tamaña desfachatez.
¿Qué se supone que os pasa? ¿Os gusta más la caña que el cachondeo?
Os recuerdo que se acercan las fiestas, hay que sacar del bolso el catálogo de tonterías y estupideces, hay que resoplar sobre el polvo de los mejores chistes o sacarlos de youtube, que para eso está Internet (y para el porno, claro).
Hay que preparar el estómago para miles de cervezas y cavases de barateo con la única excusa de reír, reír, reír.
Así que ¿qué es eso de leer de política,de compromiso, de cosas serias?
Nada de leer el Ventayologia más que el Quemar las Naves, no me seais listillos.
Además, el próximo domingo prometo dejaros un par de tontás del Reto Fancine y, si la cosa se anima y paso de los mil lectores (cosa nada complicada, por otro lado), os haré un pequeño regalo, ¡para eso es Navidad!
No, no, no, no será ni mi chucha ni la chucha de mi primo Nacho, que bastante tiene con lo que tiene.
(Aquí os dejo un pequeño vídeo que siempre me hace reír, y a mi hermanica más. Además, es la típica película que si no ves en Navidad es que algo ha pasado)



No hay comentarios: