HOY HACE FRESCO

HOY HACE FRESCO

escribí mi primera poesía en las escaleras de una casa con tres plantas
en un pueblo de valencia
donde los perseguidos se escondían a la sombra de los olivos.
no decía nada, sólo rimaba
nunca más rimaron.


sonaba la música cada mañana, cada noche, cada madrugada
arrastrándose por mis entrañas con dulzura
dando forma a palabras
a veces con sentido, a veces con ninguno

las transformé en canciones para niñas
cuando las niñas querían escucharlas
pero sin guitarra la música no era lo mismo

y guardé libretas, folios, servilletas y periódicos viejos
con gurrapatos, garabatos y letras apelotonadas
canciones sin guitarra
salían desde mis entrañas
sin dulzura
de manera dolorosa
cada madrugada, cada tarde, cada mañana
en un pueblo que no es Puerto Hurraco
aunque las escopetas estén cargadas
apuntando hacia la calle
mirando y vigilando al vecino, al amigo o al intruso

de fondo 091 mientras quemaba libretas, recortes, periódicos y servilletas
el humo no era azul sino negro
el fuego no era divertido
ardió mi casa, ardieron mis manos, mi ropa y mis sueños
parte del techo, el sofá y las cortinas
en un pueblo sin historia

No hay comentarios: