una servilleta arrugada

una servilleta arrugada

tengo dos cajones llenos de poesías infantiles
un tercer cajón con poesías para mayores
donde además de decir sexo
digo puta
e incluso polla
como mi amiga Laura,
tan buena poetisa
que hizo una oda a la polla
y nadie pudo añadir algo al respecto.
mis hijos insisten:
"papá, necesitamos los cajones para nuestros juguetes"
mi mujer insiste:
"saca toda esa porquería de ahí".
y yo miro hojas, cuartillas, servilletas de un bar de granada
y un folleto
de un hostal de altea
llenos de letras que simulan ideas y sentimientos
llenos de posibilidades de futuro y versos sin rima.
entonces encuentro uno que merece salvarse
uno que me hace saltar la hiel
y dar saltitos
uno que me provoca un cataclismo
además de dar saltitos
lo leo de nuevo
lo leo tres veces
y una cuarta
para asegurarme
¿es tan bueno como para compartirlo?
no,
es tan bueno
que lo quiero sólo para mí.

2 comentarios:

Laura dijo...

Ese poema... momentazo!!!!! Yo haría como dice tu esposa, anda, tíralo todo... que no pasa nada...
aunque últimamente uso una medida: lo usaste el año pasado en algún momento? No? Fuera!

MGVS dijo...

no se tira nada, se deja guardado para que luego nos podamos reír unos de otros...