DÍA DE LOS ENAMORADOS 2014

DÍA DE LOS ENAMORADOS 2014

Hoy es el día de los enamorados pero no compré un ramo de rosas.
Es tan tarde que no llego al Azul y Blanco a por colonia cara.
De hecho apenas llevo 53 céntimos en el bolsillo,
en el pequeño del pantalón,
ahora hasta los céntimos cuentan.
Pero es el día de los enamorados,
esas cosas no se miran
o no deberían.

Pastelería, olvidada.
Bombonería, olvidada.
Poemas en prosa, olvidados.
Prosas rimadas, olvidadas.
Día D. Hora H.
Es el día de los enamorados,
¡mira como se te olvide dormirás en el sofá!
Sin calefacción en el salón
que ahora los céntimos cuentan.

Miro en los ojos de mis hijos,
busco en las sonrisas de los niños,
imagino en sus sueños
los sueños de mi amor,
la sonrisa de mi amor
y la mirada deliciosa de la persona que amo.
No sucede nada, nada aparece.
¿Cuál es el mejor regalo que podría hacerle a mi amor?
¿Cómo decirle amor, mi amor, de una manera distinta?

Los niños se duermen, sueñan con superhéroes.
Yo arrastro mi cuerpo, con suerte llego a las once.
Sin rosas, ni bombones, ni poemas.
Ella se sienta a mi lado, me mira de reojo, a la espera.
Yo la miro de reojo, esperando.
Apenas sucede lo de ayer, lo de mañana.
Me cobijo en su regazo,
me arropo entre sus abrazos
me escabullo entre sus piernas
y dejo que llegue
el próximo día de los enamorados.
En apenas siete horas y media.